Cómo entender las etapas de la crianza de hijos

Ayuda, terapias y orientación psicológica

Uno de los casos recurrentes en la terapia de relaciones entre padres e hijos y terapias familiares son los conflictos que surgen con los hijos, en donde ambas partes luchan por tener el control.

Estos conflictos aparecen a diferentes edades de nuestros hijos con mayor o menor intensidad. Por ejemplo, sabemos que la adolescencia es la etapa de variantes y repentinos cambios hormonales los cuales originan nuevas conductas que muchas veces no son comprendidas por los padres, pero en esta oportunidad no es materia de este artículo analizar tal revolución hormonal, sino que queremos explicar a los padres un concepto muy importante que tiene que ver con la evolución de la persona humana: Las cuatro etapas de la crianza de hijos.

LEER TAMBIÉN: ¿CÓMO LLEVAR A NUESTROS HIJOS AL ÉXITO?

  • Primera Etapa – Etapa del Control: sin ser muy estrictos en los números podemos decir que va de los cero a los 11 años, aproximadamente. Donde los padres tenemos la necesidad de instruirlos y conducirlos bajo las normas o los estándares de la familia. Se establecen reglas y límites claros que determinarán la conducta del niño durante este tiempo: horarios, comida, vestido, estudios, etc.
  • Segunda Etapa – Entrenamiento: desde los 12 hasta los 16 años aproximadamente. Este tiempo es de suma importancia porque aquí es necesario que el hijo comience a tomar sus propias decisiones en aspectos que tienen que ver con su vida individual. Por ello es necesario formarlos en base al cumplimiento de objetivos y prioridades, como por ejemplo: objetivos en sus estudios, en su salud, con sus amistades, con su familia, etc. Estos objetivos se convierten en los límites dentro de los cuales se moverá.
    En esta etapa es necesario que el hijo comience a decidir sus propios movimientos y sus acciones en cuanto a horarios, vestido, amistades, estudios, etc, siempre teniendo en cuenta las prioridades que se le ha dado o ayudado a establecer teniendo a los padres siempre entrenando y ayudándole a realizar las jugadas.
  • Tercera Etapa – El Juego de la Vida Real: aproximadamente desde los 17 en adelante. En este punto sus objetivos y prioridades se transforman en la regla de su conducta y la fuente de su propio control. Él dice cómo se harán las jugadas y avanza, podemos enviarle señales desde el costado de la cancha (consejos, sugerencias, advertencias, ideas) pero finalmente ellos están ya en el mundo real de los estudios superiores, trabajo, amistades, familia, etc.
    Aquí debemos advertir que es muy probable que sus decisiones no vayan acorde con nuestras ideas o formas, pero si queremos que nuestros hijos sean hombres y mujeres responsables y seguros de sí mismos debemos confiar en que se esforzarán para tener éxito en sus decisiones, aun cuando a veces van a fallar, pero es mejor que fallen aquí que cuando ya los padres no estemos para ayudarles.
    Para llegar a esta etapa es que debemos trabajar desde el nacimiento con la instrucción, el buen trato, el amor tierno y firme y el respeto, para crear un ambiente familiar que les de raíces y alas para tomar su propio vuelo porque el objetivo final en la crianza es que ellos aprendan a tomar sus propias decisiones basadas en los principios que les demos en la familia.
  • Cuarta Etapa – La Amistad: aquí ya establecemos una relación de adulto a adulto con nuestros hijos, que se pueden transformar en nuestros mejores amigos.

Esperamos que este artículo les sea de ayuda en la gran e importante experiencia de la crianza de hijos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *