fbpx

Peligros silenciosos en una relación de pareja

Peligros silenciosos en la relación de pareja

La mayoría de nosotros somos conscientes de las cosas más obvias que arruinan que se presentan como peligros en un matrimonio o una relación a largo plazo, como el abuso emocional o físico, la adicción y la infidelidad. Algunos problemas son menos visibles pero todavía pueden causar una angustia significativa en la relación. Estas dificultades también pueden estar presentes con otros problemas más obvios. Sin embargo, algunos “peligros" en las relaciones mucho menos discernibles pueden estar merodeando en silencio alrededor de su matrimonio.

Leer también: ¿Cómo mejorar nuestra relación de pareja?
Falta de respeto

La falta de respeto es a menudo bastante sutil. Esto erosiona el matrimonio debajo de la superficie porque a veces es tan sutil que tanto la persona que hace la falta de respeto como la persona que no se respeta no están conscientes de que está sucediendo. Por ejemplo, cuando una pareja critica enérgicamente las faltas de la otra persona con el pretexto de ser “útiles”. Los cónyuges que no respetan la conciencia rara vez son conscientes de ello y pueden realmente creer que respetan a su pareja. Los sentimientos negativos de ser irrespetuosos pueden acumularse y convertirse en abuso emocional o verbal.

Falta de empatía

La empatía es un ingrediente esencial en cualquier relación sana, pero particularmente en un matrimonio. Una pareja debe poder ponerse en el lugar de su pareja. Los cónyuges también deben poder consolar a sus parejas cuando tienen emociones difíciles como dolor o tristeza, incluso ira. La empatía no es lo mismo que la compasión. La empatía es dejarse sentir el dolor de su pareja por amor y actuar en base a ello ya sea en consuelo o en el proceso para sentirse mejor.

Desinterés

Las parejas pueden gradualmente desinteresarse unas de otras. Esto puede deberse a que “se están separando” al no compartir actividades juntos, tener valores diferentes o una falta de intereses comunes. Uno puede disfrutar mucho de una actividad mientras su cónyuge está disgustado o incómodo por dicha actividad; o uno de los dos se niega a hacer una actividad con su pareja de la cual disfruta bastante.

Usted puede odiar las películas románticas, pero acompañar a su pareja de vez en cuando significaría mucho y también es una muestra clara de que no solo piensas en ti mismo. El desinterés continuo entre sí conduce a la desconexión que a menudo conduce al divorcio, el adulterio de vivir como compañeros de cuarto.

Haciendo bromas y sarcasmos

Bromear a veces puede ser una interacción positiva que crea cercanía. Esto es más evidente cuando ambos compañeros tienen sentidos del humor similares. Alternativamente, uno de los cónyuges utiliza la broma para ocultar o desviar la hostilidad hacia el otro. Por ejemplo, una persona podría decir: “¡La comida que cocinas no se puede comer!" Y luego agrega: “¡Sólo bromeo!" Sin embargo, el destinatario no toma este comentario como una broma. Este tipo de “broma" y sarcasmo se erosiona lentamente a medida que pasa el tiempo y puede incluso volverse tóxico. Este comportamiento es a menudo el resultado de una ira subyacente o reprimida y no se expresa directa o constructivamente a la pareja.

Fingiendo

A veces el amor entre dos personas se ha desvanecido y una respuesta natural ante eso es pretender que todavía se está enamorado del otro. Esto sucede con frecuencia con las parejas casadas o parejas que ya llevan un largo tiempo de relación y que se han desconectado emocionalmente. Todavía pueden decir “te amo" y seguir los movimientos cada día. Esto puede dar pie, por ejemplo, a infidelidades que es lo que usualmente suele ocurrir.

Nada de sustancia se habla entre ellos. Nadie se atreve a decir: “Parece que solo estamos haciendo lo nuestro todo el tiempo" o algo similar.

El aburrimiento puede establecerse y las necesidades emocionales pueden ser satisfechas por otros. Su matrimonio está claramente en peligro en este punto. El antídoto es plantear este tema doloroso con su cónyuge. Finalmente, decide hacer un esfuerzo consciente para cambiar esta dinámica.

La mayoría de las veces no somos conscientes de lo preocupantes que son estos comportamientos. Por lo tanto, son “peligros silenciosos". No reconocemos lo mal que se han puesto las cosas hasta que es demasiado tarde y se viven las consecuencias de ello. Un socio debe ser lo suficientemente valiente como para arriesgarse a debatir sobre estos temas y obtener ayuda profesional si no puede resolverlo por su cuenta.

Si quieres saber más:

Te presentamos nuestros cursos donde puedes aprender ésto a detalle y mucho más!

De Padres a Hijos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *