¿Porqué muere el amor en la relación de pareja?

de padres a hijos - divorcio

Toda persona tiene una necesidad, consciente o no, de tener una relación de pareja, con algunas excepciones claro está. Esto tiene una explicación primeramente biológica, que se origina en el cerebro instintivo con una necesidad de compañía, una pareja, y de mantener la especie humana, pero no es el caso ocuparnos de esto ahora. Primero lo primero:

Cómo se forma la relación de pareja?

Existes dos grandes momentos en una relación de pareja. El primero tiene que ver con el Obtener la relación; es en esta etapa donde generalmente, el hombre es el conquistador y la mujer la conquistada, él conquista y ella se deja conquistar.

La atracción de la pareja nace en ese cerebro instintivo que todos tenemos, somos impactados por la otra persona por alguna razón, luego pasa todo al cerebro emocional donde comienzan a fluir los neurotransmisores del amor: dopamina, oxitocina, vasopresina y otras, las cuales llevan a la persona a sacar lo mejor de sí misma para cumplir su rol de conquistador o conquistada.

Te recomendamos también leer el siguiente artículo: ¿Qué es el amor?

Es una etapa de un esfuerzo casi inconsciente para obtener la relación, aquí generalmente no existe el cansancio, el aburrimiento, la impaciencia, entre otras manifestaciones de incomodidad de la persona. Todo es grandioso y si se presentara el peligro de perder la relación de pareja, la persona enamorada hará un esfuerzo adicional para evitar esta posible pérdida.

Lo cierto es que en este momento del obtener hay un despliegue de energía mental y física de la persona, es por ello que en nuestras terapias solemos escuchar comentarios como “me costó que me diga que sí”, “luchamos para casarnos”, “me hizo sufrir”, etc.

Y cómo muere al amor en la relación de pareja?

Si la pareja llega a consolidar su relación por ejemplo, en un matrimonio, el esfuerzo de la etapa Obtener comenzará a decrecer porque ambos ya consiguieron lo que buscaban, es decir tenerse el uno al otro, ahí termina ese primer gran momento.

El segundo gran momento comienza cuando la pareja consolidada o casada debe permanecer como tal y comienza la etapa que la llamamos el Mantener. En este momento los neurotransmisores comienzan a disminuir y por lo tanto la pareja comienza a verse sin el efecto de la dopamina que minimizaba los defectos, sin la oxitocina que buscaba el contacto físico, etc, es cuando el príncipe y la princesa ya no son tales. No queremos decir que haya problemas y mucho menos crisis de pareja, pero las emociones cambian y no son las mismas.

Es el momento donde la pareja debe comenzar a usar el cerebro racional pensante para recurrir a la incuestionable capacidad del ser humano de dignificar su vida por medio del esfuerzo consciente de amar.

Amar es un verbo y como tal necesita acción, si amo debo suplir las necesidades de la persona objeto de mi amor, esas necesidades son esencialmente las emocionales que tienen que ver con el trato diario, la expresión del afecto, las palabras que comuniquen el amor, la creatividad porque el amor es creativo, es generar momentos y no esperar que los momentos lleguen solos, quizás no puedo construir toda la felicidad pero si construir momentos felices.

Este proceso consciente de Mantener la relación se debe dar en todos los años de su vida de pareja, no es fácil porque será necesario hacer un balance entre trabajo y familia, pero la cosecha es una familia que disfruta, un cónyuge sano y unos hijos creciendo en un entorno seguros.

Solemos decir que casi siempre es más fácil obtener que mantener, pero depende de nosotros mismos que nuestra relación de pareja pueda mantener un alto nivel de amor y afecto y pueda permanecer en el tiempo evitando así los divorcios emocionales.

De Padres a hijos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *