¿Qué es el amor?

“Somos lo que hacemos cada día. De modo que la excelencia no es un acto, sino un hábito” (Aristóteles)

Amar es un verbo y como todo verbo denota acción en todo tiempo y persona. Como producto de la acción de amar viene el amor que trae consigo también un sentimiento de satisfacción al amar y al recibir amor.

Amar es un acto de la voluntad del ser humano, es una decisión trascendente y personal donde libremente la persona decide hacerle bien a otra persona entregándole su vida o parte de ella o lo que esa vida representa.

Como el caminar, correr, comer, respirar y cualquier otra acción del ser humano, el amar no se realiza por única vez o por un tiempo, es un suceso que puede estar presente en el actuar diario, siempre que la persona decida mantenerlo activo como una forma de vida.

Los diferentes aspectos del amor

Lo que nosotros enseñamos como centro psicológico especialista en familia sobre el amor, es que en el amor están inmersos tres aspectos esenciales de la mente: el intelecto, la voluntad y las emociones:

  • El intelecto es el mapa del amor, es lo que tú conoces acerca de ello, cuanto más amplio sea tu mapa, más terreno podrás recorrer.
  • La voluntad es lo que piensas, decides y haces con ese mapa, es la manera cómo utilizas los conocimientos y cómo te mueves en el terreno.
  • Las emociones que se asocian a toda acción importante en la vida, esos estados afectivos momentáneos que te hacen sentir bien o mal en una determinada situación, producto de ello viene el sentimiento como un ingrediente más del amor.

El amor del que hemos hablado aquí está basado en “la incuestionable capacidad del hombre para dignificar su vida por medio del esfuerzo consciente” (Henry David Thoreau). Este es el amor para aplicar en la familia, en la pareja y los hijos, un amor basado en la propia voluntad, sin condiciones que la persona objeto de nuestro amor, deba cumplir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *